Noticias

El Padre Nelson Stañulis se encuentra estudiando en Roma gracias a una beca de FONSAC.

Ciudad del Vaticano (AICA): “Jesús revela el criterio decisivo de su juicio, es decir, el amor concreto por el prójimo que padece dificultades, revelando el poder del amor y la realeza de Dios que es solidario con quien sufre para suscitar por doquier actitudes y obras de misericordia”, recordó este domingo 26 de noviembre -solemnidad de Cristo Rey-, el papa Francisco en su reflexión antes del rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro.

El pontífice explicó que “hoy tenemos ante nosotros a Cristo como Rey, pastor y juez”, que nos muestra los criterios de pertenencia al Reino de Dios.

Tras recordar que al final de nuestra vida seremos juzgados en el amor, es decir, en nuestro empeño concreto de amar y servir a Jesús en nuestros hermanos más pequeños y necesitados, el Papa afirmó que el Señor vendrá al final de los tiempos para juzgar a todas las naciones, aunque también viene a nosotros cada día, de tantos modos diversos, y nos pide que lo acojamos.

Que la Virgen María –terminó diciendo Francisco– nos ayude a encontrarlo y recibirlo en su Palabra y en la Eucaristía, así como en los hermanos y hermanas que padecen hambre, enfermedades, opresiones e injusticias.

Texto completo

Mi nombre es Sebastián, tengo 31 años, soy el menor de 8 hermanos, de los cuales, dos, confío que ya están con el Señor junto a mi papá y a mi mamá.
P Sardo roma1Provengo de una familia sencilla, de barrio, pero con una fe firme. Mis Padres eran gente de campo, educados en un profundo amor a la Santísima Virgen y la Cruz de nuestro Señor.
Mi primaria la realicé en una escuela pública y el secundario en el Colegio Nacional de Tucumán. Cuando estaba en el último año del colegio, preparándome para ingresar a la Facultad de Psicología de la UNT, resurgió en mi un extraño deseo que yo pensaba que se había disipado… Seguir a Jesús siendo sacerdote.
EL primero en enterarse fue mi director espiritual que me acompañó en el camino de discernimiento, e inmediatamente después mis compañeros del colegio, que lejos de hacerme bullying por esta decisión supieron animarme y comprenderme, porque aún cuando no eran practicantes de la fe, intuían que se trataba de algo bueno.
P Sardo roma2Ingrese al Seminario de Tucumán en marzo del 2004 lleno de entusiasmo e ilusiones. El largo camino de formación fue haciéndome poner los pies en la tierra y enseñándome a entregar mi vida a Dios. Muchas veces la entrega fue dura, como por ejemplo cuando murió mi mamá, cuando murió mi hermana o cuando enfermó gravemente mi papá. Pero siempre me sentí sostenido por el maternal cuidado de la Santísima Virgen.
Concluí mis estudios en diciembre de 2011 y fui destinado a la Pquia. San José de Cebil Redondo en febrero de 2012. Estando allí recibí el ministerio del acolitado y la ordenación Diaconal el 28 de septiembre de ese mismo año, vísperas de San Miguel Arcángel y Solemnidad de la Dedicación de la Catedral de Tucumán.
El 15 de marzo de 2013 fui ordenado Sacerdote por las manos de Mons. Alfredo Zecca.  A finales de ese mismo año me tocaba enfrentar dos nuevos duelos: un grave accidente automovilístico, gracias a Dios sin víctimas fatales, y, el más duro, la muerte de mi papá. Siempre me consoló el hecho de sentirme sostenido por María, y respecto del fallecimiento de papá, haberle podido administrar los sacramentos antes de su muerte.
Durante mi ministerio tuve muchas experiencias pastorales enriquecedoras por Gracia de Dios. Ciertamente que lo más importante es lo cotidiano, ordinario y escondido, como ser la celebración de los Sacramentos, especialmente la Eucaristía y la Reconciliación.
En junio de 2017, monseñor Alfredo Zecca me pide que venga a estudiar Comunicación Institucional a Roma, sosteniendo que la comunicación era una necesidad de la iglesia, no solo para enfrentar las crisis sino para anunciar efectivamente el Evangelio.
Hoy, por pura gracia de Dios, me encuentro enfrentando un desafío nuevo, diferente, más silencioso y muchas veces muy sacrificado, el de estudiar en Roma en donde vivo en el Collegio Sacerdotale Argentino junto a otros catorce sacerdotes: El rector, el vicerrector, y doce estudiantes más de distintas diócesis del país.
En la Universidad encontré sacerdotes de diversas culturas, idiomas, y tradiciones, junto a religiosas y laicos de todo el mundo. Muchos no somos muy hábiles con los nuevos idiomas, pero nos une y comunica la fe en Jesucristo, el amor a la Iglesia y el deseo de servir al Reino. A diferencia de otras universidades, aquí no nos formamos para cumplir metas personales, sino para poder servir mejor a Dios.
Roma tiene la grandeza de ser tierra regada por sangre de los mártires y caminada por tantos santos a lo largo de la historia y guarda la belleza de una cultura antigua que cobijó los inicios del cristianismo occidental, pero también para nosotros, Roma significa comenzar de cero: Una nueva misión, una nueva cultura, un nuevo idioma, nuevas personas, volver a una casa de formación, volver a estudiar…  por eso mismo es que resulta tan importante su ayuda y sus oraciones. Gracias y que el Señor sepa recompensarlos el ciento por uno.

P. Sebastiàn

Cecilia y Juan Bustillo hablan de la vocación sacerdotal de su hijo, el Padre Juan Cruz Bustillo.

María Marta Mones Cazón, madre del Padre Pablo nos cuenta sobre el camino de su hijo al sacerdocio.

Facebook

Donar

¿Querés ayudar a la formación de sacerdotes y seminaristas?

Podés ayudar mediante una donación a través de depósito bancario, transferencia o pago a través de tarjetas de crédito.

 

Donaciones

Suscribirse al Boletín

Periódicamente enviamos noticias a nuestros suscriptores. Lo invitamos a dejar su email. 

 

Suscribir