A la FUNDACIÓN FONSAC y Benefactores

¡Hola!

Me llamo Agustín Chaicovsky, tengo 28 años y soy oriundo de Presidencia R. Sáenz Peña, Chaco, Argentina, perteneciente a la Diócesis San Roque. Estoy, por gracia de Dios, terminando mi segundo año de Teología en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, en Roma.

Quiero expresarles lo contento que estoy por la oportunidad de formarme en la Ciudad Eterna. Sus generosas contribuciones hacen posible que continúe este camino de aprendizaje y crecimiento espiritual, y por esta razón, les expreso mi más sincera gratitud. La riqueza formativa nos lleva a poner un gran empeño en seguir formándonos para poder regresar a nuestras diócesis y ofrecer aquello que hemos aprendido en estos años de estadía en Roma.

Quiero que sepan que cada día elevo mis oraciones por cada uno de ustedes, rezando por sus intenciones. Sé también que ustedes rezan por cada vocación, para que todos nosotros podamos configurarnos con el corazón del Buen Pastor, Nuestro Señor Jesucristo.

Cada vez que medito y contemplo la vida sacerdotal, más me doy cuenta de que es una vocación en la que estamos llamados a ser servidores en un mundo necesitado de la gracia de Dios. Por ello, no dejen de rezar para que el Dueño de la mies envíe cada vez más operarios, con un deseo ardiente de amar a Dios y a su Iglesia a través del servicio ministerial.

¡Quiero animarles a seguir contribuyendo! Así, podremos tener santos sacerdotes para el rebaño. Necesitamos personas capaces de llevar el Evangelio con valentía y amor, por medio de esta vocación tan bella que el Señor ha encendido en nuestras vidas.

Una vez más, les agradezco de todo corazón por su generosidad. Que Dios, infinito en bondad y amor, los bendiga abundantemente.

Agustín Chaicovsky

Seminarista de la Diócesis San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña